Otto Walter
Leader nell’ottenere che i tuoi manager e i tuoi venditori migliorino
I nostri
clienti
dicono
Chi siamo Prodotti OW Zona
OW - VIP
Contatti
Presentación
Decaloghi
Test de "Madera Directiva"
Fughe, evasioni e giretti
Humor
Bestsellers
 internacionales OW
Golf y otras cosas
Artículos
Investigaciones OW

Artículos

-Índice de artículos-

DESHÁGASE DEL TALENTO EN SU EMPRESA
Receta infalible para que se vayan los mejores (aunque estén bien pagados)

Ahí va la receta mágica para que el talento huya despavorido de su empresa a un mínimo coste a corto plazo (porque a corto lo que tendrá es la ruina).

  • Nada de desarrollo profesional: vacante que quede, fichaje del exterior. No permita que su gente piense que si demuestran valía les servirá para progresar.
  • No transmita el proyecto de empresa, o mejor aún, deje que “radio macuto” sea la vía de comunicación. De bandazos en la estrategia, que si no siempre hay algún listo que intuye por donde van los tiros.
  • Haga premios absurdos, como un programa de viajes de incentivos por objetivos que deje a la mayoría descontento, porque está basado en los objetivos pero sin controlar si son justos y coherentes. Incluya en los ascensos más notorios a amigos, recomendados por los directivos más cuestionados y esas injusticias que espantan a los inocentes currantes de verdad.
  • Procure que la gente no tenga claro lo que se espera de ellos ¡y mucho menos las prioridades! Póngales como objetivo lograrlo TODO: aumentar la rentabilidad, ganar cuota de mercado, producir más sin invertir…y cuando su gente tome una opción hágales sentir que fue la opción incorrecta.
  • Eche broncas por doquier, comuníquese poco con su gente. Las reuniones cuanto más largas y tediosas mejor. No explique los porqués de sus decisiones, manifieste en público su disgusto por cualquier nimiedad mal hecha, especialmente de los que destacan, a ver si alguno va a pensar que por ser bueno va a poder ascender.
  • Garantice que en el equipo haya un empleado problemático, egoísta y anti-trabajo en equipo. Un poco de cizaña garantizará ese mal rollo que hará que la gente se centre en su trabajo en vez de convivir armoniosamente en la empresa: ¡para eso que organicen una barbacoa en su tiempo libre!
  • ¿Felicitar de verdad a alguien? ¡Ni hablar! Que se lo creen. Broncas, muchas broncas y felicite a sus compinches por cualquier tontería que hagan para justificar porqué ascendió a sus amiguetes. No tiene porqué reconocer los esfuerzos correctos. ¡Que los feliciten sus abuelas en los cumpleaños!
  • El estilo de dirección de personas debe ser el más próximo al látigo que la ley permita. Presión y más presión. Y eso de ocuparse de la motivación y de estar a la altura, nada de nada. Cada uno que se motive solo que bastante tiene uno con aguantar a toda esa gente.
  • Estabilidad en el puesto escasa, diga repetidas veces eso de: “aquí hay que estar con la maleta siempre preparada para cuando te echen”. En cuanto a lo de escuchar ¿a los inferiores? Vamos hombre, que uno no está para perder el tiempo en sandeces.
  • Critique a la alta dirección de su empresa. No de nunca la sensación de que hay un equipo alineado. Probablemente el equipo directivo esté descuidando que haya mandos de calidad y bien preparados en la compañía, así que tiene carta blanca para decir lo que quiera.
  • Nada de formación y mucho menos enseñar directamente el oficio. Cada uno que aprenda por telepatía, o por ósmosis, que hay mucho trabajo y no se puede perder el tiempo en cursitos. ¡Que se fijen mejor que es más barato!
  • “Flexibilidad para atender cuestiones familiares” ¡Lo que nos faltaba por oír! Si alguien tiene un hijo enfermo pues que tire de abuela. No es problema de la empresa que decidiera tener hijos o que su pareja haya tenido un incidente. ¡Esto no es una ONG! En horario laboral a trabajar, hasta que se acabe el día.

Con todos estos ingredientes le garantizo que se quedará más solo que la una, bueno, solo no, rodeado de borregos y pelotas, que le permitirán seguir pavoneándose de su mediocridad mientras sus empleados tan solo le susurran un tranquilo “beeee”.

Lo increíble de esta pequeña sátira final es que uno es capaz de reconocer muchos de estos rasgos en algún entorno que ha conocido en su vida profesional. Claro que por eso uno ya no está allí y el tiempo ha demostrado que tampoco están ya esas empresas “modélicas”, aunque por misterios de la vida, los impresentables que se las cargaron siguen saltando de una compañía a otra..

Paco Muro
Presidente ejecutivo del Grupo OW

- Volver al índice de artículos -

- Ir al principio -

inizio · mappa del sito · privacy © Otto Walter · Tutti I diritti riservati